Quienes somos

HABÍA UNA VEZ en un pueblecito de las montañas de Burgos un hombre que hacía juguetes de madera... Existe ahora en Salazar un pueblito de pocos habitantes un hombre que hace juguetes de madera como se hacían antes, de uno en no.

No es propiamente un negocio, sino más bien una forma de vida muy gratificante por cierto. Pertenece a esa generación que creía en las flores, el campo y el amor. Y aun hoy sigo creyendo lo mismo y con la misma ilusión, vivimos mis hijos mi mujer y yo en este pueblo encantador, trabajando en mi taller en lo que me gusta de veras.

El día tiene 24 horas, unas para trabajar y otras para descansar. Así que mi pretensión no es vender grandes cantidades, sin encontrar entre los que miren este catálogo a personas que sientan o mismo que lo que yo hago tiene cabida en su manera de vivir.

No es costumbre presentar una empresa de esta forma pero es que esta empresa es mi vida. Yo les invito a visitar mi taller mi tienda y de paso a conocer mi pueblo a la vez sentarse en torno a nuestro fuego cuando lo deseen.